La evolución de Nike Hypervenom

En esta ocasión queríamos repasar la evolución del silo más ágil de la marca americana, desde sus inicios hasta la actualidad. Conozcamos de primera mano cómo ha cambiado Hypervenom.

13 January 2019 - Escrito por Matias Velazquez

En 2013 se presentaron las primeras Nike Hypervenom, que tenían la difícil tarea de sustituir a todo un icono como eran las Total 90. La presentación fue por todo lo alto, con un joven Neymar Jr. como abanderado del silo y trayendo una nueva tecnología llamada Nikeskin, que hizo las delicias de todos los futboleros.

El lanzamiento fue todo un éxito, la bota era ligerísima (pesaba tan solo 180 gramos) y el toque que daba el nuevo Nikeskin en 3D era sencillamente sensacional. Además, traía una nueva placa bífida que repartía el peso conforme realizáramos la pisada y diversos arcos de flexión para evitar torsiones. Esta bota aún la podemos ver en diversos campos de fútbol, ya que la comodidad que otorgaba el Nikeskin era perfecta y él fue el gran culpable del éxito de Nike Hyervenom Phantom.

Las botas más ágiles de Nike

Pasados dos años ya de la primera versión, sigue evolucionando el concepto de Hypervenom, e introduce diversos cambios en las nuevas Phantom. Se introducen cambios en el Nikeskin haciéndolo más grueso, así como el “collar” de Nike y los briocables, buscando una bota más estable y con un golpeo más fuerte.

Estas botas gustaron muchísimo, sobre todo con los diseños especiales para Neymar JR mezcladas con Jordan, así como el modelo de camuflaje, que fue un auténtico reclamo. Sin embargo, cuando terminaron de asentarse, fue cuando decidieron rectificar y cambiar el upper, el cual volvía al Nikeskin de la primera generación que reclamaban tanto profesionales como clientes, ya que la sensación de cada toque, pase y tiro con ese material era fabulosa.

Y llegamos a la tercera generación, con la que traemos una nueva revolución a este silo. En 2017, Nike cambia por primera vez el material con el que fabrica el silo, y deja de lado el Nikeskin para adoptar uno de los Flyknit mejor tratados o más suaves que existían hasta la fecha.

Este nuevo Flyknit no venía solo, sino que también traía un refuerzo en el golpeo, ya que introdujeron todo el tramado que vemos por el upper, el cual se endurece con cada golpeo, ayudándonos a tener un mayor grip y toque en nuestros pases y tiros.

Este nuevo material traía por primera vez la posibilidad de tener una bota de hilo “low-cut”, algo que encanto a los amantes del ajuste más clásico.

Por parte de la suela, traía la nueva placa Hyperreactive, la cual tiene mucha flexión sin perder estabilidad, mezclando tacos cónicos y laminados, consiguiendo así mayor tracción en las fintas y más estabilidad en giros, debido a la distribución especial de los tacos.

Estas botas trajeron diseños inolvidables, la espectacular colaboración con EA, la edición dorada especial para Harry Kane, y en mi opinión, uno de los mejores remakes de Hypervenom, con las Air GX con piel de canguro.

En conclusión, Hypervenom tiene un legado lleno de saltos y sorpresas, cambiando el upper, la suela y trayendo, como siempre acostumbra Nike, diseños brutales: las “Liquid Diamond” de Neymar, las “Hypervenom Transform”, las especiales de Wayne Rooney y un larguísimo etcétera de botas geniales.

La primera generación enamoró, la segunda tuvo un leve traspiés y con la tercera volvió a dar en el clavo, ¿Nos traerá Hypervenom alguna sorpresa en este 2019?

Enlaces de Compra:

Enlaces de Interés:

Comentarios 0

¿Quieres dejar tu opinión?
Accede a tu cuenta de usuario para participar en nuestra comunidad.