¿Porque se ponen amarillos los guantes de portero?

En este post esperamos responder a una duda que, aunque pasan y pasan los años seguimos recibiéndola por diversos canales, y es por qué se ponen amarillos con el paso del tiempo o del uso. Vamos a resolverlo.

06 November 2019 - Escrito por Matías Velázquez

En primer lugar, tenemos que indicar que este proceso sucede solo con los guantes que tienen látex natural, el cual solo está disponible en los guantes de gama alta. Esto supone que el resto de guantes sí que se mantendrán blancos, pero evidentemente, no tendrán las propiedades de agarre y de confort propias de los guantes de portero de gama alta.

Entonces estos guantes de gama tan alta, se ponen amarillos por la presencia del Latex Natural que es el encargado de darnos ese agarre perfecto a cada tiro o disparo en el que intervengamos con ellos.

¿Porque se pone amarillo el latex?

El látex al ser un elemento natural, con las humedades o con la exposición a temperaturas extremas, sufre un proceso conocido como oxidación-reducción, que sucede con el agua o con el sudor de nuestras manos (de ahí lo de que también lo veamos en temperaturas extremas).

Lo que sucede en este caso es que el agua, producida por nuestro sudor interno o de forma externa (siempre en exceso claro), “roba” electrones al latex y como resultado tendremos ese color amarillento que vemos, o incluso unos puntitos de ese matiz. Y esto sucedera con todos los guantes, seán guantes de portero SP, o de cualquier otra marca. 

¿Y es malo?

 La respuesta es No, no es malo en absoluto, como comentábamos antes, esto lo primero que indica es que estamos delante de un guante de gama alta, ya que el látex es natural y no sintético. Lo segundo es que, al ser un proceso natural, si posteriormente realizamos un mantenimiento correcto de nuestro guante, volverá a tener su color blanco habitual, teniendo en cuenta siempre el desgaste por el uso.

Tras muchos años probando guantes y viendo este proceso, podemos asegurar que el guante no pierde ninguna de sus aptitudes técnicas, ni agarre, ni esponjosidad, ni se vuelve más tosco por este proceso, que simplemente es una reacción química, algo normal, al utilizar elementos naturales.

Entonces, ¿Mis guantes están bien?

Exacto, tus guantes están perfectos, eso sí, no olvides secarlos, airearlos y darles el mantenimiento adecuado, de lo contrario empezarás a tener olores desagradables y a ver como se deterioran esos geniales guantes nuevos. A sí que, ya sabéis a que se debe ese ese color amarillento que sale en todos los guantes de fútbol de gama de alta sea de la marca que sean. Por si os queda alguna otra duda con este tema, os dejamos con el video de nuestro experto Pedro Mayo, explicando también esta cuestión:

Comentarios 0

¿Quieres dejar tu opinión?
Accede a tu cuenta de usuario para participar en nuestra comunidad.