Cuidado de botas de piel

Consejos para el mantenimiento de tus zapatos de materiales naturales

Los zapatos de materiales naturales y sobre todo si son de piel de canguro requieren un cuidado especial:

  1. Se debe evitar el deterioro prematuro delzapato porque es un material mucho más delicado.
  2. Se debe mejorar el rendimiento del zapato, porque la piel es un material orgánico que se puede nutrir y con ello mejorar el estado que trae de fábrica.

Por tanto, debemos por un lado aplicar unos puntos básicos de cuidado de zapatos y además de eso trabajar con un elemento que es clave para la vida de estos modelos: La grasa de caballo.

Cuidados básicos de mantenimiento de un zapato de fútbol

  • hormas internas

    Introducir hormas internas que no pierdan la forma y el material mantenga tensión durante el período que el zapato pasa en la mochila (muchas veces con un kg de ropa encima), en el zapatillero, en la taquilla del vestuario o en nuestro domicilio. Las hormas son sencillas de encontrar en cualquier zapatero, no tienen un precio demasiado elevado y se pueden reutilizar de un zapato a otra. Es un elemento que no debería faltar en el armario de ningún futbolista. Las hay de diferentes materiales y se clasifican por tallas.

  • Eliminar humedad

    Eliminar todo resto de humedad para evitar que se pudran. Para esto es importantísimo una vez que llegamos a casa después de competir o entrenar con ellas secarlas, por fuera y por dentro en caso de que haya llovido y sólo por dentro si el campo estaba seco. Aunque no haya llovido simplemente por el sudor del pie se acumula humedad. Como hemos dicho el material sintético no transpira ni la mitad que el natural por tanto tarda mucho más en evaporarse la humedad del interior y eso termina pudriendo el material y formando molestos olores que ya jamás se irán. La mejor solución es retirar la plantilla interna (en caso de que no vaya pegada a la suela) y hacer lo siguiente:

    - Si no ha llovido: dejarlas en un lugar ventilado y protegido del sol con las hormas puestas.

    - Si ha llovido: Papel de periódico en el interior para que absorba rápidamente el agua (un día y medio aproximadamente) y una vez acabado este tiempo retirar el papel e introducir las hormas.

  • Aplicar grasa

    Con los usos una piel natural tratada con grasa está como mínimo el doble de blanda que cuando estrenamos el zapato. Pero la grasa mal aplicada también es un riesgo. Para aplicar la grasa conviene tener en cuenta estos aspectos:

    1. Sólo aplicar la grasa cuando el zapato esté completamente seca por dentro y por fuera. Si tiene que ser dos o tres días después de haberlas usado no pasa nada.
    2. No debe haber restos de suciedad en la parte externa. Una vez seca el zapato eliminar la suciedad con un trapo húmedo.
    3. No se debe echar demasiada grasa, en ocasiones embadurnamos demasiado el zapato cuando lo que hay que aplicar es una fina película y bien repartida.
    4. Lo ideal es ayudarnos con un cepillo especial para calzado de este estilo:

    Todo esto no os ocupará más que unos pocos minutos pero con pocos usos tendréis unos zapatos mucho mejores que el primer día en cuanto a flexibilidad y, sobre todo, alargaréis considerablemente su vida.